Lo sentimos de corazón. La ermita está en la montaña, no en la nube.